embarazo, papá y bebe

Fomentando la lectura desde edad temprana

por | Mar 22, 2023 | 2 Comentarios

¿Cómo fomentar LA LECTURA desde edad temprana? ¡Leyendo a nuestros hijos! Es el camino más fácil y sencillo, especialmente si no sabes por dónde comenzar. Es bien sabido que la lectura es una habilidad para toda la vida.  Tenga en cuenta que prácticamente todo lo que le rodea depende de la misma. 

En mí, ejercicio como formadora de formadores (profesora a nivel universitario) siempre me han preguntado ¿Qué es realmente leer en la primera infancia cuando los niños no conocen la escritura? ¿Cómo lee un niño de 1 o 2 años e incluso a un bebé? Pero si hablamos de lectura como habilidad convencional que realizamos los adultos ¿Cómo ayudarles desde el hogar? Con seguridad les puedo asegurar que el entorno familiar de los niños es una herramienta poderosa para el desarrollo de habilidades futuras que les servirán, incluso, en la adultez.

¿Cómo promover la lectura en los primeros años?

Leer, leer y seguir leyendo. Así como se aprende a montar bicicleta, intentando hasta que se logre, la lectura funciona de la misma manera: Se aprende a leer, leyendo.  Los niños pueden leer desde que nacen, leen caras, gestos, incluso interpretan tonos de voz que les permiten conocer si las personas de su entorno se encuentran felices o disgustadas. Pero, ¿Qué podemos hacer los padres para promover la lectura en los primeros años? 

Lo primero es aclarar que la influencia del contexto es vital. Si el niño no ve leer a sus padres, hermanos, primos, y demás familiares, entenderá, por ese ejemplo, que la lectura no es importante para su vida; así que el primer paso es promover el hábito lector en nosotros mismos.

Comienza por hablarle y leerle

Se comienza a adquirir esos hábitos durante la gestación.  Pudiese parecer increíble, pero el bebé irá comprendiendo la diferencia entre una conversación normal y la lectura de un libro. Leyendo libros diversos para que el bebé, escuche la voz de sus padres y a su vez los cambios de tono y ritmo que exigen la historia.

Tanto hablarle como leerle tienen propósitos diferentes, y aunque las dos hagan parte de la comunicación, van construyendo procesos cognitivos variados con respecto a la comunicación. ¡Sí!  Desde que el niño se encuentra en el vientre, esos procesos se van generando, por eso que si un padre le habla, el bebé patea en el vientre.

Embarazada — La lectura

Haz la lectura parte de la crianza

Muchas veces, se piensa ingenuamente que los bebés recién nacidos no comprenden lo que se les dice por qué algunos no reaccionan a todos los estímulos. Sin embargo, no hay nada más placentero para ellos que el oír la voz de sus padres y que los acompañen; y qué mejor manera de hacerlo que con un libro.

La lectura genera sentimientos, lazos emocionales, cercanía, conocimiento, y además mejora los procesos de atención en quien escucha. 

Además de leer, también se pueden organizar espacios en el hogar que incluyan libros. Un lugar cómodo en la casa, puede ser un rincón en el cuarto del niño adecuado con los libros que se tengan para que el bebé, incluso gateando, pueda acceder a ellos, un espacio a su altura, en el que no deba pedir permiso o ayuda para alcanzar sus libros.

Aquí va un consejo importante:

Sé que los libros valen y que pueden ser costosos, pero recuerden que los niños acceden al mundo en sus primeros meses por medio del gusto. Por esta razón, se recomiendan libros “fuertes” que sean gruesos y difíciles de dañar, incluso que sean de tela, lavables, o de plástico, que los niños puedan meterse a la boca y babearlos, convirtiéndose este en un primer acercamiento a la literatura. Yolanda Reyes, una escritora para niños colombiana, tenía una ¨ Bebéteca¨ (biblioteca para bebés), un espacio en el que incluía “los libros más mordidos de la semana” y es que ella demuestra la importancia del contacto físico directo con los libros en la construcción del gusto por la lectura.

La lectura y Bebe jugando con libros

Un testimonio real – el mío

Les compartiré la experiencia que he tenido con mi hijo que prontamente cumplirá 4 años. Desde la gestación, tanto el papá como yo, le leíamos cuentos, y lo seguimos haciendo. Tengo varias fotos en las que aparecen los dos acostados en un tapete, mi bebé atento a las imágenes que papá le va mostrando y papá pasando las páginas y contando con diferentes tonos de voz.

En otras, ya aparece el bebé gateando y cogiendo 5 o 6 libros pequeños al mismo tiempo, mordiéndolos y babeándolos, pasando las páginas en orden, en desorden, poniéndolos al revés, e incluso abriéndolos todos al mismo tiempo frente a él viendo una página de cada uno y señalándolos. Finalmente, videos en los que ya camina, con la biblioteca a su alcance saca un libro y con sus sonidos, que aún no eran palabras, me estiraba el libro y me pedía que se lo leyera. 

Cada experiencia cuenta

La razón es que la experiencia, y el estudio, me han demostrado que el contacto que se les permita a los bebés y niños con los libros será, en una gran medida, lo que fortalecerá su relación segura y motivadora con la lectura.

Después de pasar de las experiencias de contacto con su boca, mi hijo, comprendió cómo se realiza la lectura de un libro. Él ve imágenes, pero escucha las palabras que nosotros le vamos diciendo.  En este proceso, y si tienen un niño de 3 años y le leen un mismo cuento muchas veces (les recomiendo lo intenten), pueden dejar algunas palabras inconclusas en la historia o cambiar elementos del cuento.  El niño mismo es el que corrige, aprendiendo de memoria lo que se le ha leído.  

Muchas veces esta es una habilidad sorprendente que dejamos de lado porque en nuestra ignorancia omitimos la propia experiencia y participación del bebé en la lectura, pensando que nosotros somos los que estamos leyendo y que el bebé recibe, de forma pasiva, la lectura; por el contrario, el bebe está totalmente activo recibiendo toda la información del medio. 

La lectura - Papá y bebé

Claro que a veces es una tarea agotadora para los adultos cuando un niño te pide leer 8 o más veces el mismo libro. Otras veces, le gusta tanto que le leas que te pide que lo hagas todo el tiempo.  Afortunadamente, ese no es tiempo perdido, es tiempo invertido en un gran futuro.  Ahora, a veces mi hijo simplemente decide irse a leer él solo en su cuarto. Nosotros lo podemos escuchar desde la sala contando historias referidas a los dibujos que va viendo. Cuando tiene dudas se levanta de su cama y nos pide que le digamos qué dice ahí (señalando algún texto dentro del libro) se lo leemos y vuelve a su cuarto a continuar su historia con la nueva información adquirida a partir de lo que escuchó. 

Forzar no es fomentar la lectura

Cabe aclarar que, aunque soy profesora, mi hijo no lee aún de forma convencional y que, por su edad y su desarrollo cognitivo, no deseo presionarlo a aprender esas habilidades si no está preparado para ello (ni física, ni cognitiva, ni emocionalmente) ¿para qué forzar aprendizajes tempranos que se darán como un proceso más natural en uno o más años? 

Ante esto, estoy de acuerdo con una visión constructivista, en la que es mejor darle al niño herramientas que le permitan aprender de forma más fácil gracias a las bases que ya tiene y que le hemos ayudado a construir.  Así que toma en cuenta que: no se leen solo las letras, se lee el contexto, el dibujo, la interpretación del libro, los colores, las vallas, las recetas, las instrucciones (que muchas veces incluyen dibujos) se lee todo y esta lectura le permite al niño comprender que leer es muy importante para desenvolverse en la sociedad. 

frase de Dr. Seuss

Algunos consejos para fomentar la lectura en edad temprana
  • Busca libros que sean adecuados según la edad, hay que tener en cuenta el número y el grosor de las hojas, la cantidad de imágenes y sus colores, los temas que trabajan, el vocabulario (no creas que no se deben leer libros con vocabulario complejo, mientras más vocabulario mucho mejor). (Ver más información)
  • Organiza un pequeño espacio en su habitación con una almohada cómoda, buena iluminación y una pequeña biblioteca que se encuentre a su altura con sus libros.
  • No te estreses si, siendo bebé, babea o muerde un libro, puedes ir enseñándole poco a poco cómo se utilizan los libros y que a la boca solo se llevan los alimentos.
  • Léele todo, aprovecha los letreros que ven en la vía, las instrucciones de los productos, incluso si ven televisión, los títulos de sus programas favoritos.
  • Que él te vea leer, no hay nada mejor que el ejemplo para lograr comportamientos deseados.
  • Hazle preguntas sobre lo que están leyendo, así aún no se comunique con un lenguaje comprensible.
  • Emplea diversos tonos y ritmos según lo que va pasando en la lectura, para esto es importante conocer con anterioridad el libro que se va a leer, pues, por ejemplo, sería extraño leer un diálogo gritando y que al final del diálogo diga que el personaje lo decía susurrando. (Ver más información)
  • A los niños les encantan las historias repetidas, pues les permite sentirse seguros y eliminar la incertidumbre que tanto les suele asustar, por eso déjelo elegir lo que quiera leer y permítase darse el tiempo de repetir y repetir y repetir las historias. (Ver más información)
  • Recuerde que la lectura no es una asignatura escolar, es una habilidad para toda la vida. (Ver más información)

 

Tatiana Ghitis Jaramillo

Magíster en Pedagogía y Dra. en Educación y Sociedad

 

Fuentes:

  1. http://jornadaslpne.fahce.unlp.edu.ar/iii-jornadas-2018/actas/Canteros3.pdf
  2.  https://www.espantapajaros.com/los-libros-mas-mordidos/ 

 

Más información sobre este y otros temas

Entradas Relacionadas

Aprendiendo a leer con TDAH o hiperactividad

Aprendiendo a leer con TDAH o hiperactividad

Aprender a leer es una de las habilidades más difíciles que deben dominar los niños y niñas con TDAH o hiperactividad en sus primeros años de escolaridad. Un estudio realizado en 2002 reveló que un 40 % de las niñas y niños con TDAH mostraban tener dificultades para leer.

Cómo desarrollar conciencia fonológica de forma natural

Cómo desarrollar conciencia fonológica de forma natural

El conocimiento que adquieren los niños a través de las rimas, canciones y juegos de palabras que hacemos con ellos en el sillón, se utilizara luego al aprender a leer y a escribir. Les compartiré unos consejos prácticos para padres y educadores. 

Participa en la conversación

Deja un comentario

2 Comentarios

  1. El acompañamiento en el aprendizaje es vital 💗. Somos los facilitadores de herramientas para nuestr@s hij@s.
    Gracias por siempre ser de aprendizaje 💜

    Responder
    • Muy cierto, muchas gracias por tan buen comentario que servirá de inspiración para otras madres y padres. Mucho éxito lector.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *