Muchos padres sienten la preocupación genuina acerca del  desarrollo fonético o el habla en sus hijos. Con esta intervención les comparto una guía general.  Donde buscamos facilitarle la toma de decisión, por la que usted debe pasar antes de buscar ayuda para el niño. 

A menudo, cuando le explico a las personas a qué me dedico, Patóloga del habla,  escucho comentarios tales como: “Sí, recuerdo que mi hijo decía /cheche/ en vez de /leche/ y se escuchaba muy gracioso”.  También suelen hacerme preguntas como: ¿Tú crees que mi hijo necesita terapia? porque tiene 3 años y no pronuncia la /r/, él me dice /pelo/ en vez de /perro/”

Los padres podemos  darnos cuenta, cuando nuestros hijos no están articulando correctamente algunos sonidos; si la forma de hablar de nuestros niños puede escucharse diferente en comparación a la forma de hablar de otros niños.  A continuación le presento una guía de orientación general para que se entere sobre qué esperar en cuanto al desarrollo fonético de su hijo. 

Desarrollo fonético

El desarrollo fonético involucra el uso coordinado de diferentes órganos que interactúan entre sí, para producir un sonido.   Por ejemplo: labio superior y labio inferior, hacen contacto para producir el sonido /b/.  Este sonido, posteriormente será combinado con otros sonidos, con el fin de crear habla y comunicarnos. 

Las estructuras articulatorias envueltas en la producción de cada sonido, deben funcionar en armonía y con precisión para que ese sonido sea producido con éxito.  Este sonido, en la rama de la fonética se conoce como FONEMA, la unidad mínima de la fonética. La misma, se van adquiriendo de forma natural y paulatina. Le invito a visitar mi articulo anterior “Desarrollo Normal del Lenguaje” donde le comparto unas escalas guías que nos permiten conocer a qué edad nuestros niños deberían dominar ciertas destrezas. 

Adquisición de Fonemas

 El siguiente cuadro nos ofrece una idea sobre qué fonemas deben estar desarrollados según la edad del niño. 

Adquisición de fonemas

¿Cuándo buscar ayuda?

Esta tabla es solo una guía que sirve como un marco de referencia general. Con ella puede determinar si los errores que estás observando en su hijo, van de acuerdo al desarrollo esperado para su edad. Si observa diferencias significativas entre las expresiones de su hijo, sugiero entonces que visites un Patólogo del Habla-Lenguaje (en otros países son conocidos como logopeda, maestro de audición y lenguaje o fonoaudiólogo). 

Este profesional tiene la preparación adecuada para determinar si en efecto, existe una desviación significativa entre las expresiones de su hijo y lo que se considera adecuado.  El Patólogo del Habla-Lenguaje hará sus observaciones, utilizará pruebas formales o informales y analizará qué impacto están teniendo estos errores en la comunicación general del niño. Al final, el Patólogo podría recomendar el servicio de terapia de habla directa o sencillamente ofrecerte unas recomendaciones generales. 

Recomendaciones generales

Algunas recomendaciones generales que me gusta ofrecer cuando,  NO existe un problema fono-articulatorio, como a continuación: 

  1. Nunca repita o incorpore a su vocabulario palabras que están pronunciadas incorrectamente. A veces cuando nuestros niños pronuncian una palabra incorrectamente, se escuchan muy graciosos. He escuchado a algunas madres preguntar a sus hijos si quieren su cheche (leche) o si les buscan su frichita (frisita/frisa) para dormir.  Esto no es apropiado. Aunque ellos aún no tengan la capacidad para decirlo correctamente, nosotros somos adultos y sí podemos. Recordemos que debemos ser los primeros en dar ejemplo.
  2. Enfatice y modele de forma correcta la palabra que fue producida en error. Si el niño dice: “el peko se mumió”. Como adultos, debemos modelar cómo se dice, repitiendo la misma expresión del niño, pero en la forma correcta. Podríamos decir: “Mira sí, tienes razón, El PERRO se DURMIÓ”.  No vamos a exigirle al niño que lo repita, solo vamos a modelar lo correcto. 
  3. Leer.  Actividades como la lectura siempre son escenarios perfectos para promover una pronunciación correcta. Puedes dar énfasis a aquellas palabras que contienen algún sonido de necesidad para tu hijo. 
  4. Ejercicios oromotores en forma de juego. Estos ejercicios promueven el fortalecimiento de estructuras orales que están envueltas en la articulación de sonidos. También facilita la programación y coordinación de movimientos entre los articuladores.  

ejercicios oromotor

 

En resumen

Para concluir,  hemos visto que existen unas edades topes para la adquisición de fonemas. El cuadro presentado nos da una idea sobre qué fonemas esperar según la edad de cada niño. A base de la información presentada podremos determinar si necesitamos buscar ayuda profesional o simplemente esperar a que se dé un desarrollo espontáneo del sonido, sin la necesidad de alarmarnos. 

 Al final se ofrecen unas ideas generales que pueden ayudar en el fortalecimiento de la musculatura relacionada con la producción de sonidos. También a través de estos ejercicios podemos promover la programación, coordinación y agilidad de los articuladores involucrados, para propósitos del habla. 

Espero que les haya beneficiado esta información y que puedan compartirla de ser necesario. No olviden que pueden dejar sus comentarios y ofrecer sugerencias sobre los temas  en que les interesaría aprender un poco más.

Hasta la próxima. 

Marisel Rivera García, Patóloga del habla Ms CCC-SLP