Gracias al avance de la neurociencia, hoy podemos afirmar con toda seguridad que: La lectura mejora el funcionamiento del cerebro.  Es este importante órgano responsable del control del cuerpo, pensamientos, habla y lenguaje.  Por medio de una adecuada estimulación educativa,  millones de neuronas crea conexiones indispensables para el  desarrollo humano.  Sobre todo, esto ocurre en los “periodos críticos” o en momentos de oportunidad  como le llaman  los educadores y psicólogos. Ponemos a su alcance el conocimiento para que tome máximo provecho  de los periodos críticos de la niñez para desarrollar inteligencia emocional.

Los profesionales del comportamiento humano hoy sabemos que:  La inteligencia emocional es una destreza de mayor (o igual) importancia, que el cociente intelectual. Esto debido a que la inteligencia académica no nos prepara para enfrentar los retos de la vida. (Goleman, 2007).

La inteligencia emocional

Las mejores oportunidades  para los períodos críticos  ocurren en la niñez.  Está es una etapa idónea para comenzar a desarrollar inteligencia emocional.  La misma nos permite tomar conciencia de nuestras emociones, comprender los sentimientos de los demás, tolerar las presiones y frustraciones.  Incrementando nuestra capacidad de empatía, habilidades sociales y posibilidad de desarrollo social (Goleman, 2007).

Cuando aprovechamos la herramienta de la lectura en la educación temprana como medio para desarrollar inteligencia emocional, estamos potenciando el desarrollo integral de nuestros niños. Este proceso involucra los entorno que participan en el desarrollo del ser, como: el hogar, la escuela y la comunidad.

Pausar para conectar

En estos tiempos modernos donde queremos que todo sea rápido, perfecto y entretenido se ha convertido en un reto hacer pausas para conectarnos con una buena lectura. Muchas veces asociamos el término conexión a estar conectados en internet, sin embargo cuando leemos nos conectamos con nuestro mundo interior y ocurren procesos complejos en el órgano más importante del cuerpo, nuestro cerebro. Los invito a mirar “Lectura: Diálogo con el Alma”

El sobre estímulo visual, la vida ajetreada y el estrés son enemigos del descanso y la calma.   Ciertamente la tecnología nos proporciona inmensas ventajas para el buen aprendizaje y agilizar procesos.   Sin embargo nada podrá sustituir las páginas de un libro y el silencio. Es precisamente donde se calma la mente, se canaliza el diálogo interno y se ejercita una de las habilidades más importantes que debemos desarrollar: la imaginación.

Las mejores oportunidades para los períodos críticos ocurren en la niñez. Está es una etapa idónea para comenzar a desarrollar inteligencia emocional.

La Lectura es el mejor vehículo

La lectura es y será por siempre el vehículo para inspirar la mente de los niños. Seamos nosotros los adultos guías y ejemplo del hábito de la lectura como método para manejar nuestras emociones, desarrollar empatía, encontrar motivación en la vida, en fin, fortalecer nuestra inteligencia emocional e inspirarnos para seguir adelante.

“Adquirir el hábito de la lectura es construirse un refugio contra casi todas las miserias de la vida.” W. Somerset Maugham (1874-1965)

Jayleen Górritz –Psicóloga experta Inteligencia Emocional

https://www.jayleengorritz.com ;  Psicóloga Jayleen Górritz Pérez @jgorritzpsicologa ; @inspiratepsicologia